Desde lo sublime hacia el post-inframince

Durante la estancia en la base antártica constantemente perseguía la luz difusa que aparecía en lo alto de las montañas blancas. Ésta aparecía en una línea ambigua e infinita, era el horizonte. 

Cada día registré estos sentimientos de lo sublime en imágenes o cuerpos sensibles y concretos, que intentan abarcar el deseo insatisfecho de infinito vivido durante el instante de contemplación. Durante esos momentos no pensaba, sólo acontecia con lo que había alrededor.

El infinito se presentaba en mis pensamientos incitados durante estos momentos extremos y extraordinarios, abarcando intuiciones e instintos difíciles de materializar en el mundo de lo objetivo y visible, poniendo el acento en las bases sensibles de nuestros conflictos con imágenes o cuerpos neutros, difusos y sin límites.

2015-2016

Serie de fotografías en color y matrices de aluminio

50x50cm y 50x75cm

Base Carlini (Antártida Argentina) y Barcelona

Fotografías: Gerda Kochaska

©