tomar el pulso al mundo en línea recta imaginaria

 

La Antártida es un lugar prístino, dónde el ser humano no ha incurrido con tanta facilidad gracias a las condiciones climáticas extremas que lo hacen único en el mundo. Este continente nos permite empezar a conocer cómo pudo iniciarse la vida en la Tierra, y como podría ser la vida,

de existir, en otros planetas. Sabemos que ésta depende principalmente del agua, la luz (rayos UV) y gases como el oxígeno, el ozono y el dióxido de carbono.

Mi acción residió en el conocimiento de cuánto sensible es la Tierra y cómo registra estos cambios provocados por la acción humana:tomando el pulso al mundo en un punto, la Antártida, muy susceptible. Por esta razón propuse la traslación de variables ambientales presentes sólo en la Antártida acompañadas de la narración formada por un conjunto dedatos cientí cos, para así intentar generar estaconciencia del lugar que nos rodea, integradapor la acción sensorial y el registro cientí code la materia que constantemente acontece y recuerda. Pretendo, además, unir dos tipos de registro de nuestro entorno muy distintos: elregistro artístico y el científico.

El testimonio de la atmósfera del lugar lo registré con una serie de 40 litografías estampadas con una forma elíptica en rojo que viajaron conmigo a la base de destino, Carlini, situada en linia recta imaginaria a una distancia de 2800 km del Polo Sur. Estas estampas han estado expuestas a las acciones del clima antártico en orden ascendente, es decir, se expusieron todas al exterior y según fueron pasando los días se fueron retirando. De esta manera, la acción quedó al amparo aleatorio de los cambios de las concidiones atmosféricas de ese momento del año en la Isla 25 de Mayo, Mar de Weddell.

2015-2016

35 litografías de color y 30 cuadernos

medida total 1,10 x 5,70 m

Base antártica Carlini y Barcelona

Fotografías de la pieza: Gerda Kochanska and Luca Tronci

©